Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar

LaserNova - Tratamiento anti-edad, plasma rico en plaquetas



Tratamientos Médicos
Mesoterapia - Vitaminas - Plasma

El tratamiento consiste en la aplicación de microinyecciones de un combinado de vitaminas, aminoácidos, coenzimas y antioxidantes.

Leer más

Revitalizar - Mesoterapia

MESOTERAPIA FACIAL

El tratamiento consiste en la aplicación de microinyecciones de un combinado de vitaminas, aminoácidos, coenzimas y antioxidantes capaces de estimular la regeneración tisular, aumentar la elasticidad de la piel e hidratarla, obteniendo como resultado una piel más tersa y luminosa, con menos arrugas y claramente rejuvenecida.

Su aplicación se reparte por toda la cara, no siendo dolorosa, y se distribuye en varias sesiones que se determinan en función de las características de la paciente. Es conveniente, una vez concluido el tratamiento, hacer alguna aplicación de mantenimiento, más espaciada en el tiempo.

Habitualmente, la mesoterapia facial se combina con otros tratamientos de rejuvenecimiento facial con el fin de dar un resultado integral al rostro.

FACTORES DE CRECIMIENTO O PLASMA RICO EN PLAQUETAS (PRP)

Es un tratamientos idóneo para pieles maduras, así como, para pieles jóvenes con marcas de acné. Con él se gana luminosidad y se unifica el tono de la piel, además de revitalizar y proporcionar elasticidad al cutis. Descubre todo lo que necesitas saber sobre este revolucionario tratamiento.

Bioestimulación con factores de crecimiento autógenos, es decir, del propio cuerpo: Los factores de crecimiento son mediadores biológicos que regulan funciones esenciales en la regeneración / reparación tisular.

Es una técnica ambulatoria sencilla, basada en la aplicación intradérmica de Plasma Rico en Plaquetas (PRP) para activar de forma natural las funciones del fibroblasto, la célula encargada de determinar la estructura y calidad de la piel.

Este tratamiento se recomienda a partir de los treinta años, edad en la que la piel empieza a perder su poder de regeneración o simplemente cuando los signos de envejecimiento son visibles.

Se puede aplicar tanto como tratamiento preventivo de una piel joven o como restitutivo en una piel envejecida.

La mejoría es apreciable desde los primeros días y es máxima a los 30 días, manteniéndose estable muchos meses.

Los resultados dependen del tipo de piel y de las lesiones previas.